Connect with us

Startups Colaborativas

Place to Plug o cómo el crowdfunding puede transformar el sector energético y la movilidad

placetoplug

autoproducción

Place to Plug o cómo el crowdfunding puede transformar el sector energético y la movilidad

Hace dos semanas escribía lo siguiente en un artículo sobre Ecooo: El crowdfunding formará parte del futuro del sector energético y su transición a sistemas sostenibles, a través de la cual la ciudadanía hará efectivo un cambio que el planeta nos pide a gritos. Dos artículos después, ya hay un buen ejemplo de esta afirmación. Os presento Place to Plug y su campaña de Equity crowdfunding.

Place to Plug

Place to Plug es una plataforma para conectar conductores de vehículo eléctrico y anfitriones (particulares, negocios o instituciones) que ofrecen un enchufe para recargar dichos vehículos.

El miedo a quedarse tirado en la carretera es la mayor preocupación entre los conductores de estos vehículos menos contaminantes y uno de los principales factores – junto con el precio – que la gente tiene en cuenta a la hora de plantearse comprar un vehículo eléctrico. Ofrecer un mapa de puntos de recarga no es suficiente para mitigar la sensación de ansiedad ya que, en muchos casos, los puntos de recarga o bien no funcionan, o bien necesitan una tarjeta especial para activarlos.

Además, en muchos países la red de puntos de recarga es muy limitada y está concentrada en las grandes ciudades, dejando pequeñas ciudades y pueblos sin puntos de recarga. Place to Plug ofrece una plataforma para solucionar este problema, poniendo en contacto a conductores de vehículo eléctrico con anfitriones que ofrecen un enchufe para poder recargar.

El Airbnb de los enchufes

En sus orígenes, Place to Plug nació como una red para compartir enchufes, donde si alguien tiene un punto de recarga (tanto particulares, como negocios tipo grandes superficies y hoteles y restaurantes) puede compartirlo en la plataforma. Actualmente, además, ofrecen la posibilidad de activar los puntos de recarga dando una solución eficaz al problema de tener que utilizar diferentes tarjetas dependiendo del punto de recarga al que se acceda, y ofreciendo puntos de recarga fuera de los grandes núcleos urbanos.  

Fundada en julio de 2015 y con base en Tarragona, esta empresa fue puesta en marcha por tres jóvenes, con perfiles técnicos y de dirección de empresas. A finales de ese mismo año, quedaron finalistas en los premios Ecoemprendedor XXI de Barcelona. Uno de los patrocinadores del evento fue Innoenergy (aceleradora que busca un modelo de energía sostenible a través de proyectos), que se fijó en ellos y con la que están desde enero 2016 recibiendo mentoring y una inyección inicial de 50 mil euros para desarrollar la plataforma y el testeo y validación de la misma en España. Tras estos meses, han confirmado que la activación de puntos reales funciona y que los usuarios comparten puntos de recarga.

Modelo de negocio

El modelo de negocio que presentan actualmente es un fee anual (12 €/ año) que permite el acceso a la información sobre los diferentes puntos de recarga en tiempo real y su activación. Cuando se trata de una recarga privada, cobran además 0,99€ como fee por servicio de reserva (manual o a través de punto inteligente de manera automática).

Actualmente tiene 300 usuarios y esperan llegar a  más de 5000 usuarios para fin de año, con una meta de 8000. Esperan llegar al punto equilibrio en menos de un año.

Sinergias con agentes del sector

Para alcanzar las cifras que se han propuesto como meta están en conversaciones con conocidos del sector de la movilidad a través de energías limpias como Sharge, Som mobilitat – sobre los que escribí hace poco – y Som Energia para búsqueda de futuras sinergias

Como saben que en España cumplir con este reto de usuarios no es tarea sencilla, han creado alianzas en otros países como Noruega y Holanda. Además, se están incorporando a Hubject, proyecto que permite la interoperabilidad entre puntos de recarga gracias un protocolo de comunicación standard para todos los operadores de la plataforma y que les dará acceso a más de 10.000 puntos de recarga.   

Campaña de crowdfunding

Para poder lograr todo lo expuesto, estos días se encuentran inmersos en una campaña de Equity Crowdfunding a través de la plataforma Crowdcube. Tras analizar su situación y posibilidades, llegaron a la conclusión de que se encontraban en un gap entre ronda seed y una ronda A. Esta modalidad de inversión participativa las encajó, según ellos, para poder arrastrar al inversor pre seed tras ver cómo otros podrían animarse a invertir en la plataforma. A fecha de este artículo, tienen ya el 81% de la cantidad solicitada (100 mil euros) por parte de 72 inversores a falta de 13 días para que finalice la campaña.

De cara a iniciar con buen pie la acción se aseguraron los primeros 30 mil euros, cumpliendo aquella máxima del crowdfunding, y una de las reglas de oro del amigo Valentí Acconcia, que dice que si consigues el 30% en la primera semana tienes un 90% de probabilidad de llegar al 100% de la recaudación. Parece ser que en esta ocasión también va camino de cumplirse.

Futuro del sector

Según el informe de Amsterdam Round Tables Foundation – McKinsey & Company: “Evolution Electric Vehicles in Europe: gearing up for a new phase? (descargable aquí) las ventas de VE están creciendo de manera exponencial en la mayoría de países y se estima que representarán el 18% de las ventas de vehículos en 2020, pudiendo llegar hasta el 50% en 2030. Según los análisis más conservadores, el parque de vehículos eléctricos en Europa pasará de los 350.000 existentes al finalizar el año 2015 a los 8 millones en 2020.

Si bien la noticia es positiva, esta tendencia se podría ver frenada si no se continúa creando la infraestructura necesaria para la recarga de vehículos que permita a las personas que optan por estos coches conducir con la tranquilidad de que pueden recargar sin preocupaciones. La regulación también deberá acompañar a este cambio en la movilidad, permitiendo de manera sencilla y con seguridad que las personas podamos formar parte de este cambio.

Por otra parte, en España las electrolineras son una realidad desde hace algunos años. Si bien el futuro de la movilidad pasa por el coche eléctrico, el futuro de la energía pasa por las renovables, con lo cual el sol y la energía eólica también tendrán mucho que decir en este sector. No en vano, existen desde hace algunos años las fotolineras, cuya utilización de energía solar completa el ciclo para una movilidad limpia.

My two cents

Está claro que un futuro de energías limpias pasa por la implicación de todos: las personas como compradores de estos vehículos y parte de la solución para producir energía y ofrecer puntos de recarga. Las empresas tradicionales (hoteles, restaurantes, grandes superficies) para poner a disposición de los usuarios instalaciones de recarga y atraer así a este tipo de clientes. Las empresas energéticas, que pueden ver este cambio como un negocio paralelo de cara a un futuro de convivencia entre ambos modelos energéticos, pudiendo desarrollar un papel relevante con el fin de ayudar a desarrollar infraestructuras que aceleren el proceso. Y, por supuesto, la administración pública y el regulador, que deben facilitar con la regulación y la adopción de estos sistemas la transición a modelos de interés general, además de estimular la adopción de los mismos.

Déjanos un comentario
continuar a leer
también te podría interesar...

Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Emprendedor y consultor especializado en el sector colaborativo. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en autoproducción

To Top