Connect with us

RideLink te permite alquilar coches de otras personas y además te quiere como socio

p2p car rental ridelink

comunidad

RideLink te permite alquilar coches de otras personas y además te quiere como socio

Nuevamente disponemos de un ejemplo de startup de la economía colaborativa que opta por alternativas participativas para financiarse, en este caso desde el sector de la movilidad. Ridelink, plataforma para el alquiler de coches entre particulares, ha abierto ronda de financiación en Reino Unido a través de la plataforma de equity crowdfunding Seedrs. Vamos a ver qué ofrece esta startup y aprovecharemos para ver las diferencias regulatorias entre nuestro país y UK en temas de crowdfunding.

Ridelink

RideLink es una comunidad de alquiler de coches entre particulares en pleno crecimiento que facilita a los arrendatarios encontrar coches de propietarios privados convenientemente ubicados y disponibles para ser alquilados . Esta es una alternativa inteligente y sostenible a tener un coche en propiedad. RideLink se fundó en enero del 2015 y en tan sólo 1 año ya opera en el Reino Unido, España y  Alemania, con una comunidad que supera los 21.000 usuarios.

Mientras las compañías de alquiler de coches tradicionales compran automóviles para crear o mantener sus flotas, las ciudades ya están llenas de coches, distribuidos de manera natural por los barrios. Estos vehículos de propietarios particulares, en desuso el 97% del  tiempo, les cuestan miles de euros al año en depreciación y mantenimiento, siendo la segunda propiedad más cara de la mayoría de la gente después de una casa.

Acceso frente a propiedad de vehículos

Como plataforma que permite a cualquiera compartir su coche, RideLink ofrece a las comunidades acceso a miles vehículos ubicados donde la gente vive o trabaja. Además, posibilita que vehículos en desuso y ya disponibles en todas las ciudades den respuesta a la demanda de coches de alquiler, promoviendo el acceso frente a la propiedad y trayendo incentivos económicos a propietarios de coches, sin el impacto medioambiental que supone fabricar y comprar más coches, sólo para ser alquilados.

Los arrendatarios  consiguen encontrar coches en su zona, evitar colas tras un mostrador, y no tener que preocuparse por horarios de oficina. Tienen acceso a una variedad de vehículos de todo tipo, a menudo a una fracción del coste que en las agencias tradicionales.

Por último, todos los alquileres incluyen una póliza de Allianz hecha a medida para el alquiler entre particulares y asistencia en carretera las 24 horas. La cobertura de Allianz sustituye a la póliza personal del propietario para cubrir el vehículo durante todo el período de alquiler.

Campaña de Equity crowdfunding

Hasta la fecha la startup ha recibido 4 millones de euros de dos inversores, que se han comprometido a invertir de nuevo en esta ronda junto con el resto del público bajo las mismas condiciones.

Alexander Stevenson, CEO de RideLink, explica perfectamente por qué la compañía abre la oportunidad de inversión a su comunidad y al resto del público: “Lanzamos RideLink hace un año y medio con la misión de construir un negocio que no sólo tuviese éxito comercialmente, pero que también ayudase a las comunidades y al público, permitiendo a la gente llegar donde necesitan de forma asequible y sin tener que poner más coches en la carretera. Hoy estamos contentos de dar al público la oportunidad de apoyarnos y convertirse en copropietarios de ese sueño, ayudándonos a cumplir nuestra misión y a construir el futuro del transporte”.

Con un objetivo de 1 millón de libras (a fecha de este artículo ya ha conseguido el 55%), la ronda se abre a inversores de cualquier tamaño que quieran ser copropietarios de la contínua expansión de este modelo disruptivo de alquiler de coches.

My two cents

Parece claro que RideLink considera esta ronda de crowdfunding como un paso natural en la evolución de su plataforma, ya que permite a la gente que cree que compartir coches es el futuro no sólo ser parte de la comunidad, sino también ser copropietarios de esta.

Como defensor de esta alternativa para la financiación que soy, no puedo estar más de acuerdo en que la plataforma no sólo cubrirá sus necesidades de capital – y hablamos ya de cifras altas – sino que consolidará su actual comunidad, a la que le ofrece la posibilidad de ser socio de la empresa, y a atraerá a nuevos usuarios – y potenciales socios – a través de esta campaña. Todos ellos se convertirán, además, en los mejores embajadores de este servicio de alquiler entre particulares.

crowdfunding

Sobre el crowdfunding como herramienta de financiación, aunque ya he dicho aquí que nuestra actual regulación en general está a la altura del resto de países europeos, cabe destacar como mejora la mayor flexibilidad burocrática que ofrece UK con respecto a España, donde es necesario disponer de un NIE para invertir a través de una plataforma nacional. En el caso de UK, basta con enviar escaneado un documento de identidad y una prueba válida de residencia (factura de servicios, certificado de empadronamiento…). Además, en ciertos casos (familiares y amigos) pueden invertir personas de fuera de la UE.

En relación al overfunding, es decir, a recaudar más de lo solicitado en la campaña, en UK no existe tal límite, siendo en España del 125%. Un límite que no tiene mucho sentido cuando existen los límites totales establecidos en la misma Ley 5/2015 (€2M cuando hay inversores no acreditados y €5M cuando sólo hay inversores acreditados).

En cuanto a los incentivos fiscales que introduce UK a las inversiones en startups, en este país se contempla, entre otras, el 50% de deducciones para los particulares y otro 50% en las posibles ganancias siempre y cuando se reinvierta el 100% en otra startup de reciente creación. En España estas deducciones son muy inferiores (30%).

Parece claro que, en este sentido, estamos en cierta desventaja con respecto a países de nuestro entorno, donde además las cantidades que se mueven son mucho mayores que en España – y quizás esas diferencias nombradas sean una de las causas. Las startups se ven encorsetadas por unos límites que no tienen mucho sentido (overfunding) y los inversores con menos alicientes para asumir el riesgo. Tras una regulación que puso orden en el sector, es momento ya de avanzar y sentarse a dialogar.

Déjanos un comentario
continuar a leer

Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Emprendedor y consultor especializado en el sector colaborativo. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en comunidad

To Top