Connect with us

Startups Colaborativas

Sharge y su modelo P2P para la recarga de vehículos

sharge recarga

autoproducción

Sharge y su modelo P2P para la recarga de vehículos

Sharge es una plataforma que permite a cualquier persona que dispone de un enchufe normal compartirlo con otra que tiene un vehículo eléctrico para su recarga. Basado en el blockchain, dispone de un hardware (sharger) que se instala en un enchufe ofreciendo toda la información de la carga. Otra característica de esta startup es que sus fundadores aún van al instituto y uno de ellos, Alex Sicart, ya ha salido en la revista Forbes.

Sharge

Actualmente tenemos un problema tipo huevo / gallina con la movilidad basada en la energía eléctrica: no sabemos si no hay más coches eléctricos porque no hay estaciones de recarga y existe la inseguridad de poder quedarse tirado con el coche o, por el contrario, no hay más estaciones de recarga porque no hay suficientes coches eléctricos que permitan su instalación de manera que resulte rentable.

Esta startup catalana quiere dar una solución a este problema. Una solución basada en los pares, en el ciudadano productor y en los recursos de los que disponemos. Como ellos mismos comentan en su web, las estaciones de carga son invisibles y caras, la idea que proponen es empoderar a las personas para que compartan su energía a través de su producto: el sharger.

Con esta solución permiten que los conductores puedan reservar una estación de carga en cualquier parte en cualquier momento. Los shargers son las personas que comparten su energía con los usuarios de este tipo de vehículos.

Funcionamiento

La idea es hacer sencillo lo complejo. Para ello han creado un dispositivo – el sharger – que se conecta a cualquier enchufe existente. Este hardware dispone de una pantalla con la información del usuario además de los datos de consumo de electricidad.

Este novedoso dispositivo está conectado a internet y trabaja además con la tecnología blockchain. Esta tecnología permite un proceso de pago seguro y transparente, además de autónomo gracias a los smart contracts. Por último, la misma tecnología blockchain negocia el mejor precio, de manera que éste no exceda el precio de los costes compartidos. El precio es un tema sensible debido a la regulación actual en nuestro país, que prohíbe revender energía, siendo la alternativa cobrar por el estacionamiento en lugar de por la recarga.

Sharge at Imagine Silicon Valley 2016 Barcelona Final Event from Imagine on Vimeo.

El modelo de negocio es la venta del hardware y el cobro de una comisión por uso. Al utilizar la tecnología blockchain, los costes por servidores son nulos, con lo cual estas comisiones pueden ser mínimas.

Posibles usos

Actualmente, la mayoría de los puntos de recarga existentes no están conectados a internet y, por lo tanto, no ofrecen información en tiempo real sobre su status, ni datos de la recarga, ni ofrecen una forma ágil de pago. El modelo que ofrecen permite también a los negocios de este sector – por ejemplo gasolineras que ofrecen este tipo de servicio – solucionar este problema de manera sencilla, convirtíendose así Sharge también en un modelo B2B2C. Las grandes superficies comerciales – centros de recarga que deberían ser naturales por extensión y tiempo que pasamos allí comprando – son también susceptibles de adoptar su sistema.

Por otra parte, durante el Mobile World Congress ganaron el premio al mejor contrato de energía en España a través de blockchain. Se trata de un contrato inteligente a través de la red Etherium (distribuido, transparente e inmutable) que permite la distribución de horas de recarga para las comunidades de vecinos, permitiendo así que se puedan cargar los vehículos en los garajes a través de una blockchain privada para cada una de estas comunidades.

Por último, están en fase de prototipo y testeo para llegar a acuerdos con Audi de cara a distribuir Sharge entre los usuarios de esta marca a nivel global.

Equipo

Tras leer todo esto cualquiera diría que las personas detrás de este proyecto son experimentandos ingenieros con dilatada experiencia en el mundo startup. Pues no. Esta startup está compuesta por tres emprendedores a tiempo parcial. A sus 16, 17 y 18 años, David (CEO), Elsa (diseño y marketing) y Alex (CTO) combinan sacarse el bachillerato con acudir a reuniones con grandes firmas para llegar a acuerdos de distribución.

El motivo de que tres personas tan jóvenes hayan dado semejante paso no es otro que el deseo de hacer algo práctico además de estudiar lo que les enseñan en el instituto. Parece claro que nuestro sistema escolar no está diseñado para satisfacer las necesidades de las mentes más inquietas.

También, a sus cortas edades, ya han ganado el concurso Audi Creativity Challenge, gracias al cual consiguieron participar en un programa de aceleración en Silicon Valley. En este programa consiguieron impulsar el proyecto y hacer un upgrade del producto con un primer prototipo conectado y validado en las calles de San Francisco.

Forbes

Asimismo, cabe recordar que Alex Sicart ha salido recientemente en la revista Forbes (30 under 30 Europe) en la sección de tecnología. El motivo no es otro que por haber creado una aplicación para hacer los deberes cuando tenía 13 años. A esa temprana edad ya empezó a conocer el mundo startup de primera mano y el éxito, ya que el proyecto consiguió financiación y Alex pasó por una escuela de negocios. Por último, llegó a vender su idea a una editorial, donde aportó también su know how.

Tras preguntar a este emprededor en serie qué se siente al salir en Forbes, su respuesta refleja una extraordinaria madurez: “está bien por la visibilidad de cara a mi proyecto actual, pero tengo que estar centrado y con los pies en el suelo”.

My two cents

Sharge representa perfectamente la disrupción que viene: el cambio de modelo energético que afectará indudablemente a la movilidad y blockchain como tecnología habitual de las nuevas startups.

Sobre el cambio de modelo energético, esta startup se une a otras que están facilitando esta transición. El uso de los recursos infrautilizados de la ciudadanía será sin duda una opción indiscutible para acelerar este cambio. La economía colaborativa tiene un papel relevante en la energía, tal y como hemos puesto de manifiesto en numerosas ocasiones en este espacio.

En este sentido, si bien es cierto que en otros países existen también trámites para poder distribuir energía y obtener beneficios, estos no son muros construidos para proteger a un sector por encima del bien general. Esta es, sin duda, una de las barreras a superar en el corto plazo.

Respecto a la tecnología blockchain, la cual analizaremos en este mismo blog en un futuro no lejano, tendrá a su vez un rol determinante para disrumpir lo disruptivo. Esta tecnología permite, de manera mucho más eficiente, lo que la economía colaborativa viene ofreciendo como alternativa al sistema tradicional: descentralización, transparencia y, por lo tanto, confianza.

Las startups del sector tendrán que tener en cuenta estos cambios para poder competir con la ola que viene. Sin duda estamos presenciando una etapa muy interesante en nuestro sector y emprendedores como los que presento hoy están guiando el camino a seguir.

Déjanos un comentario

Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Emprendedor y consultor especializado en el sector colaborativo. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en autoproducción

To Top