Conecta con nosotros

9 principios de la economía colaborativa

economía colaborativa

economía colaborativa

9 principios de la economía colaborativa

A pesar de que muchos ya hablan de que blockchain va a transformar la economía colaborativa, de las polémicas por el uso incorrecto del término y de las mil y una acusaciones de provocar la mitad de los males de la humanidad, somos muchos los que continuamos pensando que este sector y el impacto positivo que produce, y sobre todo el potencial que tiene, aún no ha hecho sino ver la luz y comenzar lo que será largo camino.

Los comienzos nunca son fáciles: de la escasez a la abundancia

Como todo hecho relevante en la historia de la humanidad, los comienzos son duros, llenos de incertidumbre, polémicas y miedos, muchos miedos. Atrás quedaron ya los estudios de personas de la talla del Dr. Freud y otros académicos, que afirmaba en los albores de la expansión de la movilidad sobre raíles que viajar en tren podía afectar a la salud mental por el traqueteo que producían las máquinas.

También hubo otros genios del mundo académico que decían que ir a más de 32 km/h -esto también incluía al automóvil- podía provocar la muerte por asfixia. Por supuesto, nos podemos imaginar que todos estudios eran aplaudidos por los fabricantes de coches de caballos, que ni producían semejante vibración, ni mucho menos eran capaces de viajar a esas velocidades.

De la misma manera, podemos imaginar las fricciones generadas por los monjes y escribas medievales tras la invención de la imprenta por parte del Sr. Gutemberg allá por el siglo XV y que los dejó sin el monopolio de las letras y condujo quizás a los primeros despidos tecnológicos. Y aquí estamos, en pleno siglo XXI y con mil opciones de autopublicación en papel de cualquier obra y blogs online como el presente, que se une a los 76 millones de posts mensuales que se escriben tan solo en wordpress.

Toda disrupción que genere abundancia crea fricciones, sobre todo entre aquellos que viven de la escasez

Lo que está claro es que ni desapareció la literatura, ni se extinguió la movilidad. Se crearon nuevas opciones que otorgaron una mayor libertad a la sociedad. En general, toda disrupción que genere abundancia crea fricciones, sobre todo entre aquellos que viven de la escasez.

En la actualidad, hay muchas voces que hablan de que Blockchain -ese libro contable inmutable y distribuido que amenaza con disrumpir a los disruptores- cambiará para siempre el sector colaborativo y sustituirá a las plataformas que intermedian entre oferta y demanda. Por suerte blockchain no será el fin de la economía colaborativa, ya que la misma es lo que se produce en esas plataformas, es decir, el servicio subyacente y no las plataformas en sí.

En todo caso, y si esta tecnología llegara a sustituir a los actuales marketplaces y los servicios y valor añadido que ofrecen, será el principio de una nueva etapa más distribuida, horizontal, descentralizada, transparente y, esperemos, con más abundancia de opciones. Más abundancia y participación para todos, y las plataformas que no lo entiendan y no se adapten simplemente desaparecerán. De momento no parece tan cercano como algunos sostienen.

Mientras, y de cara a que la economía colaborativa continúe creciendo de la manera más sana e inclusiva, independientemente de la tecnología en la que se apoye, os presento mi aportación con 9 principios para el sector:

economía colaborativa

1. Aprovechamiento de recursos infrautilizados

El acceso frente a la propiedad es ya otra opción real, firme y abundante de la que disponemos a la hora de consumir, que además representa una eficiencia mucho mayor para nuestros estilos de vida que los sistemas tradicionales. Lo que hasta ahora estaba cogiendo polvo en nuestra casa, garajes y trasteros puede servir a otra persona, ya sea en forma de préstamo, trueque, donación o alquiler, evitando así la producción de nuevas unidades y la consecuente extracción de recursos para la creación de nuevos bienes.

2. Búsqueda del triple impacto con las personas y sus comunidades en el centro

La economía colaborativa es la economía de las personas. Aquella en la que la ciudadanía da un paso al frente y se convierte en productora con sus bienes, servicios, tiempo, talento y dinero. Por lo tanto, se ha de buscar y facilitar el desarrollo, conexión y crecimiento de comunidades reales. El impacto social que esto representa ha de ir acompañado de un impacto medioambiental y/o económico.

3. Las comunidades serán activas en cuanto a su participación y se buscará el empoderamiento de los usuarios

Una economía ciudadana es una economía basada en el empoderamiento de los usuarios que hacen uso de las diferentes plataformas. El empoderamiento requiere participación y para ello se han de facilitar sistemas que lo permitan. Además, la escucha activa de los usuarios, e incluso la toma de algunas decisiones, ha de formar parte del adn del sector.

4. La seguridad y la confianza han de fluir de manera natural convirtiéndose la reputación digital es uno de nuestros activos más valiosos

Sin seguridad y confianza las transacciones que se producen en las diferentes plataformas no serían en su gran mayoría posible. Las diferentes startups han de proporcionar espacios seguros donde los usuarios sientan que pueden interactuar con otros usuarios. La reputación ha de ayudar a la autorregulación de las plataformas.

5. El dinero es un recurso, no el fin, y se puede utilizar para mejorar el impacto

Aún así, los modelos de negocio han de ser autosostenibles económicamente e independientes para su durabilidad en el tiempo. Un reciente estudio reflejaba que las iniciativas con ánimo de lucro impactaban en un 85% de la población, mientras que las que carecen de ese ánimo tan sólo lo hacían en un 15%. Reconocer el impacto del incentivo económico es un paso para lograr proyectos más estables en el tiempo y extensos en su impacto.

6. La tecnología es un medio, no un fin en sí mismo y superar la brecha tecnológica ha de estar entre los objetivos del sector

Brecha no solo de acceso, sino también de usabilidad. La economía colaborativa ha de ser inclusiva, si dejamos fuera a una parte de la población que no tiene acceso a la red, o no sabe cómo utilizar las diferentes aplicaciones, y a la que le gustaría participar y aprovechar sus ventajas, estamos inclumpliendo el fin mismo del sector.

7. Las diferentes nuevas economías son aliados naturales y fuente de inspiración y mejora

La economía verde ha de guiar el camino para aumentar el impacto medioambiental positivo de la economía colaborativa. La economía social y solidaria ha de ser un aliado para llegar a las personas del punto anterior. La economía circular contiene por definición parte de la filosofía de la economía colaborativa y ambas pueden desarrollar sistemas sostenibles más escalables.

8. Se ha de buscar la colaboración y sinergias con las administraciones públicas y los sectores tradicionales

Tanto las diferentes administraciones públicas como las empresas de sectores tradicionales son potenciales aliados para asegurar un crecimiento sostenible y mejorar la competitividad. El sector público ha de conocer perfectamente las implicaciones de este nuevo sector para decidir si es necesario regular algo de manera proporcional y asegurando el interés general y la protección de los usuarios mientras fomenta el crecimiento. Para ello, la comunicación continua y fluida es un requisito esencial de cara a implementar políticas públicas.

Por otra parte, las grandes empresas han de entender el valor que ofrece la innovación abierta en cuanto a oportunidades de crear nuevos modelos de negocio y de entrar en sectores disruptivos.

9. La transparencia no es una opción

Es una obligación y será uno de los aspectos diferenciadores de las startups para hacer frente a blockchain. Para ello:

Se cumplirá la regulación vigente, pero se estará en contacto con legisladores para ayudar actualizar normativas buscando el interés general, ya que en ciertos casos no se puede legislar el siglo XXI con leyes del siglo XIX.

Se pagarán impuestos siempre que proceda y se fomentará que se haga, pero también se buscará el diálogo para que ese pago sea justo y sencillo para los usuarios.

La ética, los valores y el propósito han de estar detrás de cada decisión que se tome.

Estos son mis principios, si no le gustan no tengo otros, pero estaré encantado de conocer los suyos y rectificar si procede.

Foto de portada by Ross Findon

 

 

Déjanos un comentario
continuar a leer

Viviendo en el futuro del trabajo como consultor, blogger, autor, profesor y speaker especializado en el sector colaborativo. Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en economía colaborativa

    Subscribe

    El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!







    Ir arriba

    ¡Forma parte de Startups Colaborativas!

    No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



    Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
    De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

    You have Successfully Subscribed!