Conecta con nosotros

Actores de la moda sostenible debaten sus pilares durante la BCN Design Week

moda sostenible

moda

Actores de la moda sostenible debaten sus pilares durante la BCN Design Week

Profesionales del sector textil discuten las pautas para crear la moda del futuro según criterios de sostenibilidad, mostrando como una moda con el cuidado del medioambiente y una cadena de valor controlada y responsable de base, es posible.

BCN Design Week

Zapatos de cuero de un diseño poco común. Chaqueta compuesta por recortes de lo que parecen un saco de café recuperado y un mapa. Pendientes grandes y pequeños de aire artesanal. Bolsos hechos con neumáticos reutilizados. Ropa vintage y lino, mucho lino vistiendo el inicio del verano en el Museo marítimo de Barcelona, la semana pasada llegaban con estas prendas algunos de los asistentes al IV Foro de moda sostenible, enmarcado en la BCN Design Week.

La asociación Moda Sostenible Barcelona invitaba a varios actores de la moda responsable -startups o pequeñas empresas, empresas más grandes, consultorías y centros tecnológicos- a discutir sobre los criterios que ya establecieron en 2015 para definir con claridad qué consideran moda y prácticas sostenibles.

El criterio de profesionalidad

Santi Mallorquí diseccionó la cadena de valor de su organización Organic Cotton Colours como ejemplo de profesionalidad, el criterio por el cual se garantiza la calidad de los materiales y un etiquetaje y comunicación veraz al consumidor sobre materiales, cómo se ha producido y el mantenimiento de la prenda, entre otros puntos.

Organic Cotton Colours explicó el proceso por el cual adquieren parte del algodón orgánico con el que crean sus tejidos, que luego comercializan en forma de piezas de moda o para el hogar, o como material para terceros. Trabajan con 150 agricultores de zonas remotas de Brasil que se organizan en cooperativas. Los cultivos son biodinámicos y recuperan semillas en desuso no modificadas genéticamente. Para Mallorquí el empoderamiento de los agricultores pasa por que no haya intermediarios y es el compromiso, el control desde el origen y la trazabilidad lo que forjan la profesionalidad de una entidad de moda con ADN sostenible.

El criterio social y cooperativo

Solidança fueron los invitado a hablar del criterio social por encarnar un buen ejemplo de cómo una organización puede desarrollar una actividad profesional – en este caso la gestión integral de residuos textiles- con una misión social, ya que apuestan por la integración sociolaboral de colectivos en riesgo de exclusión. Parten de la premisa de que un empleo es una forma de luchar contra la exclusión y sirven de puente entre servicios sociales y empresas, acompañando a los trabajadores en la adquisición de habilidades laborales y sociales para que sean autónomos en la búsqueda de futuros trabajos.

Back To Eco, una línea de bolsos y complementos hechos de tejanos post-consumo recirculados, hablaron desde su experiencia de la importancia de cooperar con otras entidades. En su caso, la ambientóloga y la bióloga que fundaron Back To Eco no hubiesen podido proveerse de las herramientas que les permitieron llevar a cabo sus ideas -enmarcadas en la economía circular- sin las sinergias que establecieron con otras entidades. La materia prima para todos sus productos la compran a Solidança, que a día de hoy suman 4.600 kilos de tejanos. Varios de sus trabajadores han sido seleccionados a partir de programas de inserción laboral, habiendo dado con ellos gracias al programa municipal de inserción sociolaboral y Cáritas.

Miembros de SETEM, federación de ONGs para el desarrollo que se encontraba entre los asistentes al foro, echaron en falta como parte de este punto plantear un debate sobre derechos humanos y específicamente laborales de los trabajadores del mundo de la moda.

Prácticas progresivas

Sobre prácticas progresivas hacia una mejor sostenibilidad social y ambiental, hablaba Mikel Feijoo, fundador de la marca de ropa Skunkfunk. Su empresa aplica este tipo de prácticas desde que visitando una empresa en China que fabricaba para su marca se encontrara con un escenario desolador y comprendiera que su producción era, en parte, responsable de ese escenario.

A día de hoy Skunkfunk es la única marca española con certificado GOTS y entiende la sostenibilidad de forma holística: “Es un valor y no una moda. Tiene que ser un enfoque global”. Destacó la importancia de mapear la cadena desde el origen, de las certificaciones fiables y de los movimientos de moda globales como parte de prácticas progresivas.

Criterios medioambientales

El centro tecnológico Leitat, que a través de investigación y procesos tecnológicos crea y transfiere valor medioambiental (entre otros valores) a entidades y empresas, fueron los encargados de hablar sobre medioambiente. Lo hicieron planteando que este criterio debe aplicarse a todo el ciclo de vida del producto textil. Su portavoz, Marta Escamilla, destacó la necesidad de crear productos textiles de alta reciclabilidad, producidos consumiendo el mínimo de recursos -agua, energía- y usando la creatividad para pensar en medios de transporte menos contaminantes y un packaging reutilizable, por ejemplo: una caja que se puede convertir en percha.

Transparencia y trazabilidad

Eco Intelligence Growth, una consultoría que se dedica a facilitar la transformación y transición de las empresas y organizaciones hacia la economía circular y que ha desarrollado un certificado (Cradle to Cradle) para moda y textiles, invitó a los asistentes a pensar una definición de transparencia, que es muy amplia, acotando que es “lo que nos permita tomar las decisiones correctas para cumplir nuestros objetivos”, acarreando oportunidades sociales y ambientales. Se refería a la oportunidad de generar proyectos con impacto positivo, así como la oportunidad que tienen las empresas con valores sociales y ambientales a día de hoy de ser escuchadas. Apuntó a la trazabilidad en la cadena de suministros y productores externos como medida para asegurarnos de que la información que nos llega es cierta.

Pronósticos: ¿Quién es el actor que desencadenará el cambio?

El futuro de la moda fue discutido por ponentes y asistentes. La diferencia principal de las opiniones tenía que ver con quién será el actor que forzará un cambio en el actual consumo de fast fashion, que por lo general no sigue ninguno de los criterios discutidos en el foro. Santi Mallorquí, de Organic Cotton Colours, cree que el cambio vendrá de la mano del consumidor, no de las empresas ni tampoco de una voluntad política que existe pero que se pone metas a demasiado largo plazo. “El fast fashion es como los violinistas en la escena del hundimiento del Titanic: mientras alguien baile, ellos siguen tocando”, ilustró Mallorquí. Por otro lado, Mikel Feijoo de Skunkfunk sí piensa que el cambio se producirá en las empresas desde la exigencia del cumplimiento de ciertos criterios impuestos por ley. Ponía como ejemplo que las empresas tengan que asumir parte del coste de los residuos que generan.

En mi opinión como consumidora estaría renunciando al poder y consiguiente impacto que tengo en mis propias manos si pensara que las corporaciones tienen la última palabra en cómo yo consumo. Creer que estamos obligados a una forma concreta de consumir moda es ingenuo e inconsciente. Una ilusión para no tener que enfrentarnos a la responsabilidad que tiene cada uno en acciones tan pequeñas -pero con gran impacto si tenemos en cuenta la interminable cadena por la que una prenda pasa antes de llegar a nuestros armarios- como es comprar una pieza de ropa. El dato de que la industria textil es la más contaminante después del petróleo, tiene suficiente peso como para tapar a la vocecita de la excusa.

El director del Instituto de Investigación Textil de la UPC Enric Carrera, que acudió como asistente, dejaba de lado tanto a consumidores como a empresas y gobiernos, prediciendo “una nueva cultura de la moda” que será implementada por necesidad. Lanzaba preguntas a la sala para argumentar su predicción: Si tenemos en cuenta que en los próximos 40 o 50 años seremos el doble de población, ¿podemos plantar el doble de algodón y criar el doble de ovejas?

Déjanos un comentario
continuar a leer
también te podría interesar...
Natalia Santolaria

Periodista de formación, se pregunta a menudo cómo viviremos en el futuro. Y en su intento por responder se interesa por la innovación y por las otras economías: la colaborativa, la social y solidaria y la verde.

Más en moda

El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

Startups Colaborativas

Suscripción

Opt In Image
Suscríbete a las actualizaciones de este blog

Responsable: Titular de este blog
Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD







Ir arriba