Conecta con nosotros

Blablacar se sube al tren de la movilidad tradicional con Ouibus y SNFC

carpooling bus

Movilidad

Blablacar se sube al tren de la movilidad tradicional con Ouibus y SNFC

Blablacar ha realizado una oferta para la adquisición de Ouibus, subsidiaria de SNCF (Renfe francesa), que en la actualidad opera autobuses con 300 destinos europeos. Además, ha levantado una ronda de 101 millones en la que participa la propia SNCF. Mientras, en España, la patronal del sector Confebus continúa con su recurso a la sentencia que daba la razón a Blablacar.

Blablacar y Ouibus

La startup francesa da el salto a la movilidad tradicional y se prepara para ofrecer servicios de larga distancia en autobús, además de su actividad de carpooling para llenar plazas que hasta hace pocos años iban vacías. La adquisición de Ouibus les permitirá conectar de manera más eficiente los 300 destinos en los que ya opera esta hasta ahora subsidiaria de SNCF.

A los 65 millones de usuarios en los 22 países en los que opera, Blablacar podría sumar los 12 millones de pasajeros que ha transportado Ouibus en Francia y Europa en estos últimos años. El poder acceder a una comunidad tan amplia como la de la empresa de carpooling podría suponer para Ouibus dejar atrás los 35 millones de pérdidas soportadas en 2017.

Ronda de financiación

Por otra parte, Blablacar también ha anunciado una ronda de 101 millones de euros, en la que, además de inversores actuales de la compañía, también participa la propia SNCF. Este movimiento deja claro en qué punto se encuentra el sector en el país vecino y cómo el espíritu de ofrecer el mejor servicio de la manera más eficiente prima sobre otros intereses.

En este sentido, los motivos aducidos por parte de SNCF son claros: buscan hacer todo lo posible para ofrecer a sus usuarios un viaje completo, desde el origen hasta el destino, en base a la multimodalidad sostenible y donde el tren tenga un papel relevante.

Jaime Rodríguez, Country Manager de Blablacar para España, Portugal y Alemania, dejaba bien claro su mensaje a través de su cuenta de linkedin “El acuerdo es todo un ejemplo de colaboración entre medios tradicionales y disruptivos. No solo hay espacio para todos, sino que colaborando podemos seguir transformando cómo viajamos para hacerlo de maneras mucho más eficientes, sostenibles y accesibles para todos.”

Panorama diferente en España

A pesar de que el mensaje del directivo de la startup francesa en España continuaba mencionando el acuerdo que actualmente tienen Alsa y Ouibus dentro de nuestra fronteras y su disposición para seguir colaborando con ellos para operar algunas de sus rutas transfronterizas, no hay que olvidar que, tras la sentencia que daba la razón a Blablacar frente a Confebus, ésta última presentó un recurso. Este recurso se encuentra aún pendiente de resolución y es un ejemplo de lo alejados que estamos en nuestro país en cuestiones de colaboración entre sistemas tradicionales y disruptivos.

My two cents

En relación a lo mencionado en el párrafo anterior, no hay que olvidar que nuestro país ostenta el dudoso honor de ser el único del mundo que ha llevado a esta empresa a los tribunales por competencia desleal.

Parece claro que antes de hablar de futuras colaboraciones habría que desjudicializar algo que jamás debió llegar a los tribunales, como se desprende de la propia sentencia.

Por otra parte, quedan muy claras las grandes diferencias entre mentalidades a un lado y otro de los pirineos. Mientras allí se normaliza y se aprovecha la entrada de nuevos incumbentes que aportan una nueva visión de la movilidad a través de soluciones mucho más eficientes, aquí se intenta prohibir cualquier iniciativa que huela a competencia.

Al igual que ocurrió en Alemania a comienzos de los 2000 con Mitfahrgelegenheit, donde tanto la Deutsche Bahn (Renfe alemana) como servicios de Rent A Car se anunciaban en la propia página de carpooling para ofrecer alternativas, en Francia, los que han ido sembrando estos últimos años ahora aprovechan y recogen los frutos.

En España, como viene siendo habitual, a la cola en cuanto a innovación y viendo cómo startups de otros países florecen, con el apoyo tanto público como privado, más allá de sus fronteras y hablando a grandes empresas de igual a igual. Aquí la principal inquietud continúa siendo el saber si un proyecto disruptivo es legal o no.

Y aún nos hablan de Startup Nation

Foto de portada by unsplash-logoDeva Darshan

Déjanos un comentario

Viviendo en el futuro del trabajo como consultor, blogger, autor, profesor y speaker especializado en el sector colaborativo. Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en Movilidad

Con el apoyo de

despacho ius-aequitas

Subscribe

El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

Ir arriba

¡Forma parte de Startups Colaborativas!

No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

You have Successfully Subscribed!