Conecta con nosotros

Ni un paso atrás, mejor hagamos cinco

Mar Alarcón Taxi

Opinión

Ni un paso atrás, mejor hagamos cinco

Traducción al castellano del texto en catalán publicado originalmente en ViaEmpresa.cat

El último año nos hemos animado y nos hemos sentido orgullosos de nuestra ciudad con algunas noticias positivas, como por ejemplo, que Barcelona ya es el quinto hub tecnológico europeo o que será la capital europea de la movilidad urbana. Noticias fruto del esfuerzo, del espíritu emprendedor que caracteriza a los barceloneses y de las ganas de ser eficientes y productivos. Pero el panorama, y sobre todo su posible desenlace, se ha torcido durante las últimas semanas y nos vuelve a dejar a todos con la mirada perdida. Tenemos la ciudad patas arriba y al ciudadano desorientado con el ya improductivo conflicto de los taxis y el alquiler de vehículos con conductor (VTC).

El Estado otorga competencias reguladoras, con más o menos acierto, a los gobiernos autonómicos que, al mismo tiempo, las traspasan a los ayuntamientos. Cuanto menos, la cosa va de movilidad urbana y de cómo se necesita, en un momento ultra politizado, una estrategia a largo plazo que ningún gobierno tiene capacidad de visualizar. En definitiva, en términos generales, estamos faltos de valentía, rigor y ganas de agudizar la neurona. La Generalitat, concretamente el Departamento de Territorio y Sostenibilidad, en un ataque de eficiencia, y contra todo pronóstico, se apunta la primicia y anuncia las primeras medidas del Estado restrictivas para el sector de los VTC hasta el punto de amenazar su existencia. Todo ello en un momento en que, por primera vez, los ciudadanos nos sentimos más empoderados que nunca en la planificación de nuestra movilidad urbana.

Tradicionalmente, la regulación del colectivo VTC ha tenido por objetivo limitar su crecimiento evitando la posible competencia en el transporte urbano del ciudadano y consolidando el monopolio del taxi. Un monopolio que tampoco lo tiene fácil, ya que está fuertemente regulado hasta el límite de lo absurdo. Se ha conseguido como resultado que no fuera viable una mejor oferta en calidad y precios del servicio, espantando cualquier signo de innovación y perjudicando claramente el interés general. Y así hemos sobrevivido muchos años con un servicio antipático, hasta la llegada de nuevas fórmulas de movilidad que el usuario compra, que el usuario adopta y que el usuario desea porque gustan y son eficientes y responden a sus necesidades de hoy.

Actualmente, ya se ha debatido demasiado sobre cómo este proteccionismo ha hecho muy rentable la adquisición de licencias de taxi y cómo su limitación ha hecho subir el precio hasta ser considerado como un negocio o plan de jubilación, oscilando hoy el precio ofrecido entre los 110.000 hasta 140.000 euros. Cabe mencionar que la hiperregulación no ha creado negocio sólo para el empresario del taxi, sino también para la propia administración, la cual ha vinculado cualquier acción que regula a una tasa impositiva, desde 678 euros a 3.355 euros por el traspaso de una licencia, o de 403 a 3.997 euros por la validación de un vehículo, entre otros.

Dado el panorama actual, sorprende que hace tres años, bajo el lema #UnPasEndavant, la Agencia Catalana de la Competencia (ACCO), protectora del bienestar de consumidores y usuarios, ya proponía liberalizar el sector del taxi con propuestas sensatas, como un sistema compensatorio de la inversión asumida y no amortizada fruto de la hiper regulación. Propuestas hechas para incrementar la oferta y la competencia. Es triste ver cómo la solución de desregular y aligerar las cargas impositivas a ambos colectivos no interesa a ninguna de las administraciones nombradas con competencias para resolver.

He sido testigo de este debate desde la aparición de la primera plataforma tecnológica de movilidad bajo demanda (ridehailing) y siempre me ha causado confusión escuchar la cantinela del sector del taxi exigiendo sólo imponer medidas restrictivas al colectivo de VTC, en lugar de reivindicar el alivio de sus obligaciones y limitaciones, que no son pocas. Las décadas de inmovilismo les ha abocado, contra su voluntad, a un retraso tecnológico importante y un pavor sin precedente a renovarse e innovar. Un claro ejemplo es la absurda demanda de hoy de prohibir la geolocalización y la pre-reserva anticipada a un servicio nativo digital.

Por último, me pregunto, ¿dónde está el ciudadano? El usuario, muy superior en número. Dimensionamos el conflicto que ha coartado y paralizado nuestra movilidad y la reputación de la ciudad en el último año. El problema se centra en un colectivo que gestiona en Cataluña 12.549 licencias de taxi y 2.418 de VTC, correspondiente a una proporción de 5,78 licencias de VTC por cada 30 de taxi. El desequilibrio se hace patente, pero lo más sorprendente es que en plena era del empoderamiento ciudadano nadie le haya invitado a esta negociación. Hoy el usuario está enfadado, nadie le ha dado voz, nadie está defendiendo sus intereses. Como ciudadanos no debemos permitir que la mala gestión de este conflicto y las malas prácticas reivindicativas sienten un precedente. Somos muchos más en número para cambiar la situación con nuestra fuerza. Cuestionémonos en manos de quién o qué está la protección del interés general, claramente en manos de la política. Pero recordemos que el usuario tiene más voz que nunca, el usuario decide, el usuario elige y no hay protesta que lo detenga. Si no le gustas, morirás poco a poco.

Traducido por Pako Rodríguez

Foto de portada by unsplash-logoHans Vivek

Déjanos un comentario
continuar a leer
también te podría interesar...
Mar Alarcón

CEO de Social Car

Más en Opinión

Con el apoyo de

despacho ius-aequitas

Startups Colaborativas organiza el I Foro de Tendencias Turísticas

startups colaborativas

Subscribe

El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

Ir arriba

¡Forma parte de Startups Colaborativas!

No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

You have Successfully Subscribed!