Conecta con nosotros

Pescaturismo, una actividad que sufre los estragos de regulaciones restrictivas

Turismo marinero

Políticas públicas

Pescaturismo, una actividad que sufre los estragos de regulaciones restrictivas

La actividad de pescaturismo viene impulsada desde Europa para la revitalización del sector pesquero, al que se le abre la posibilidad de combinar su actividad principal, esto es, la pesca, con actividades turísticas. En España, nuevamente, tenemos un Real Decreto que, lejos de seguir esta iniciativa europea, pone palos en las ruedas a una actividad que aún se halla en etapas muy tempranas.

Pescaturismo

En los últimos diez años se ha perdido hasta un 30% de la flota pesquera. Los motivos son varios: disminución de cuotas por parte de la Unión Europea, aumento de gastos y estancamiento de precios. A ello hay que sumar la dificultad para encontrar relevo generacional, asunto al que seguro que las condiciones actuales del sector no ayuda.

Es por esto que desde la misma Unión Europea se han puesto en marcha desde 2013 una serie de iniciativas para diversificar la actividad, aportando además fondos para ello. Todo parecía ir viento en popa hasta que llegó en mayo de este mismo año un Real Decreto que truncaba las pocas esperanzas de todo un sector. Este Decreto no solo no impulsa la actividad ya sea con fondos o simplemente dejando que fluya en el mercado. Este Decreto supone un coste de unos 3.000 € por embarcación y una serie de requisitos -entre ellos una autorización de actividad- que no es sino una barrera de entrada a un mercado que aún no existe.

Durante estos días, he tenido el placer de mentorizar diversos proyectos relacionados con el turismo y la economía colaborativa gracias a una iniciativa de la Cámara de Comercio de Mallorca, con apoyo de la Unión Europea. Uno de estos proyectos era Pescaturismo, dedicado desde hace un par de años a promover esta actividad. Esta empresa facilita la unión de las artes pesqueras con el turismo de la manera más directa, es decir, los turistas navegan en el propio barco pesquero y acompañan a los marineros durante su actividad.

La regulación como escollo

En el análisis salió a relucir claramente que la regulación actual es uno de los grandes escollos a superar, ya que pone en peligro el desarrollo de la actividad.

Entre los problemas que representa la actual normativa está la compleja tramitación que impone Marina Mercante, que viene a significar un coste importante por el nuevo tipo de chalecos y balsas que se exigen. Según el propio sector pesquero, esto supone un agravio comparativo con otro tipo de actividades náuticas, como los party boats o los paseos en golondrinas.

Según especifican en el blog de la empresa Pescaturismo, “el coste mínimo que supone la adaptación a esta nueva normativa para un barco de pesca de entre 8 y 12 metros de eslora que pretenda llevar a 4 turistas se elevaría a 3.150 euros (balsa, chalecos con radiobaliza y botiquín) sin contar las revisiones anuales, la pasarela de embarque o el acondicionamiento del barco, como el suelo antideslizante y otras medidas de habitabilidad”.

En el caso de Baleares, la Dirección General de Pesca tramitará unas ayudas que podrán alcanzar hasta el 80% del coste de adaptación de las embarcaciones. En el resto de Comunidades aún es una incógnita.

Asimismo, el Decreto establece también un marco general de medidas que unifican el criterio que deben seguir las capitanías marítimas para conceder las autorizaciones en todo el territorio español. En este sentido, existe la posibilidad de que dependa de la interpretación o voluntad que tenga el capitán marítimo de cada zona sobre la actividad debido al amplio margen de interpretación que puede aplicarse a la hora de establecer si el barco de pesca cumple las medidas de habitabilidad o no.

Triple impacto

Cabe destacar el triple impacto positivo que genera esta actividad:

  • Impacto económico: sólo en 2018, con la actividad en una etapa muy incipiente, hubo barcos que ganaron hasta 8.500€.
  • Impacto social: al rentabilizar de mayor manera esta actividad se puede paliar la falta de relevo generacional que sufre el sector y, además, ofrecer alternativas de empleo a jóvenes.
  • Impacto medioambiental: Además de ser un turismo que distribuye la actividad y, por tanto, suaviza la carga de turistas en los circuitos turísticos, al tener las embarcaciones menor necesidad de capturas para rentabilizar las salidas al mar es menor la necesidad de pesca intensiva. Con esto se consigue aumentar la población de peces al permitir mayor reproducción.

Es por ello que en Italia o Francia se fomenta la actividad de pescaturismo sin poner requisitos desproporcionados y ofreciendo ventajas fiscales.

My two cents

Nuevamente nos encontramos con una regulación que podría vulnerar los principios de competencia. En este caso es además una normativa que podría contravenir a la propia Unión Europa en su afán por dinamizar un sector, el pesquero, muy afectado por las actuales circunstancias de cuotas y condiciones.

Se trata también de una regulación que en este caso es ex ante, es decir, se adelanta a la propia actividad, ya que en la actualidad es algo marginal y aún no disponemos datos suficientes para entender el impacto que podría ocasionar.

Por otra parte, tal y como está articulada, hace que el sector dependa de subvenciones, lo cual provoca dependencia de la Administración Pública, pudiendo provocar diferencia de criterios y, por si no fuera suficiente, es algo que vamos a pagar entre todos.

Por último, cabe destacar la subjetividad de la normativa, que pone en manos de las capitanías marítimas la potestad para otorgar autorizaciones. Esta fragmentación produce una inseguridad jurídica dependiendo del puerto donde se encuentre la embarcación.

De nuevo regular en España es sinónimo de limitar de manera injustificada, creando agravio comparativo con otras actividades similares y, además, suponiendo una ventaja competitiva a algunos países de nuestro entorno que lo fomentan en un momento en el que el turismo, tal y como expresaba el anterior Secretario General de la Organización Mundial del Turismo, Taleb Rifai, necesita acciones que promuevan la desestacionalización y la desestandarización de la industria.

Esperemos que no hundan este barco antes de zarpar.

Foto de portada by unsplash-logoZoltan Tasi

Déjanos un comentario
Avatar

Viviendo en el futuro del trabajo como consultor, blogger, autor, profesor y speaker especializado en el sector colaborativo. Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en Políticas públicas

    Con el apoyo de

    despacho ius-aequitas

    Subscribe

    El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

    Ir arriba

    ¡Forma parte de Startups Colaborativas!

    No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



    Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
    De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

    You have Successfully Subscribed!