Conecta con nosotros

Semana Europea de la Movilidad: “Combina y Muévete”

movilidad compartida

Movilidad

Semana Europea de la Movilidad: “Combina y Muévete”

La Semana Europea de la Movilidad se celebra entre los días 16 y 22 de septiembre. Bajo el lema “Combina y Muévete”, se pretende poner de manifiesto la variedad de medios de transporte que parte de la ciudadanía tiene a su disposición, así como la creciente interconexión entre los mismos.

Semana Europea de la Movilidad: Multimodalidad

En la edición de 2017 se puso el foco en la movilidad compartida. En este artículo analizábamos la ciudad de Madrid en cuanto a movilidad, teniendo en cuenta sus impactos medioambientales y las actuales opciones de transporte compartido existentes.

En la presente edición, la Unión Europea quiere poner de manifiesto la realidad existente y fomentar el uso y combinación de diferentes modos de transporte en los desplazamientos urbanos de personas y mercancías. El objetivo no es otro que conseguir que nuestros desplazamientos desde A a B sean lo más eficientes, económicos, sostenibles y sanos posibles.

Como se afirma desde la organización, “al introducir algunos modos de transporte sostenibles en nuestros viajes, no solo podemos tener un impacto positivo en el medioambiente, sino que podemos descubrir que estamos más en forma y más felices y con algo de dinero extra para nuestros gastos”

Políticas públicas sobre movilidad

Según reza el texto de este año, “Abrazar el concepto de multimodalidad significa repensar la forma en que nos movemos en nuestras ciudades y tener la voluntad de probar nuevas formas de movilidad. Desde la perspectiva de una ciudad, requiere la voluntad política de apoyar métodos de transporte alternativos.”

Madrid -que nuevamente tenemos que utilizar como ejemplo por su recorrido y los conflictos actuales a los que se enfrenta- es un ejemplo a nivel europeo (aquí algunas cifras sobre vehículos compartidos) y un campo de pruebas ideal para las diferentes opciones de movilidad.

Actualmente estamos en un momento delicado en el que las diferentes -y medioambientalmente sostenibles- opciones quieren aprovechar la nueva Ordenanza Municipal de Movilidad, que limitará el tráfico en la almendra central a partir del próximo mes de noviembre, para posicionarse como alternativa.

¿Unión del taxi y el sector VTC contra el carsharing?

Todo legítimo, por supuesto. El problema viene cuando el pasado julio amanecíamos con la noticia de que buena parte del sector del taxi se había aliado con Unauto, que engloba a las VTC´s y grandes firmas como Uber y Cabify, para pedir que los vehículos de carsharing no pudiesen aparcar en las zonas verdes del centro de la ciudad, tal y como lo llevan haciendo hasta ahora.

Lo grave es que esto supondría la casi eliminación del modelo, ya que la nueva ordenanza de limitación del tráfico sólo contempla las zonas verdes, destinadas a residentes. La única alternativa sería dejar estos vehículos compartidos en parkings públicos o privados, lo cual haría subir los costes de manera desproporcionada -que se trasladaría al usuario- y reduciría la flexibilidad de los usuarios.

Ni que decir tiene que esto supondría un menoscabo de las opciones de las que disponemos en la capital y una limitación de la competencia para favorecer directamente a otros incumbentes. Por supuesto, tras el carsharing no es difícil llegar a la conclusión de que vendría el motosharing y cualquier otra opción que pueda hacer sombra al transporte con vehículo con conductor.

En relación al lema de este año de la Semana Europea de la Movilidad, al ampliar el abanico de opciones ampliamos las posibles combinaciones, tanto para recorridos más largos como para los de última milla. Todo, por supuesto, como complemento a la buena red de transporte público de la que disponemos en Madrid.

Regular no es prohibir

Si bien es cierto que es necesaria una ordenación de las diferentes opciones que ponga cierto control en el actual escenario, más aún lo es que necesitamos que éstas nuevas formas de transporte sean fomentadas y no limitadas de una manera arbitraria. El simple hecho de que algunos de nuestros políticos se vean desbordados por la actual situación –caso real de Valencia con los patinetes eléctricos- no es motivo ni excusa para prohibir de facto una actividad.

Tampoco es una solución tasar estos servicios de manera desproporcionada -como ya se está planteando en algunos ayuntamientos-, debido a la limitación de la competencia por la barrera de entrada que supone en un modelo ya de por sí con altos costes. Si estas tasas se llegan a imponer, buena parte del coste se trasladará al usuario y el servicio se vería reducido drásticamente.

My two cents

Los conflictos surgen debido a actividades que generan impacto y la integración se suele hacer de manera paulatina. Lo hemos visto con el famoso caso BlaBlaCar, normalizado en el resto del mundo, y lo seguiremos viendo con las diferentes opciones de movilidad.

Poner palos en las ruedas a los nuevos modelos que ofrecen movilidad compartida, limpia y con menos vehículos es la solución más fácil, pero no es una opción que busque el interés general. Lo es una regulación que encuentre fomentar estas nuevas formas de movilidad de una manera segura, equilibrada y justa.

Es necesario poner de nuevo de manifiesto y repetir continuamente que esta competencia revierte directamente en el bienestar general y nos permite a los usuarios mejorar la calidad de nuestras vidas gracias a sistemas más sostenibles (a mayor eficiencia energética menores costes); económicos (a mayor número de opciones mejores precios); y sociales (compartimos el acceso a lo que antes era de uso privativo).

Me parece interesante incidir en que las nuevas formas de movilidad basadas en el acceso también forman parte de las alternativas de las que disponen los residentes para moverse por la ciudad, y que esos vehículos -los de motor- pagan sus correspondientes impuestos de circulación.

A la hora de pensar en derechos, que nos se nos olvide incluir los de las personas que optamos por formas novedosas de movilidad, lo cual incluye que haya que adaptar mentalidades y normativas a esta realidad creciente.

Los consumidores y usuarios estamos cambiando la realidad con hábitos que son más sostenibles y eficientes. Los diferentes reguladores están obligados a recogerlos e integrarlos en la realidad normativa.

Por último, cabe señalar que restringir el tráfico contaminante en una ciudad con graves problemas de contaminación como Madrid es una opción acertada, siempre y cuando se aumenten o se permita aumentar las opciones existentes. Si éstas se restringen, esta acción está abocada al fracaso.

Foto de portada by unsplash-logoGordon Williams

Déjanos un comentario

Viviendo en el futuro del trabajo como consultor, blogger, autor, profesor y speaker especializado en el sector colaborativo. Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en Movilidad

Con el apoyo de

despacho ius-aequitas

Subscribe

El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

Ir arriba

¡Forma parte de Startups Colaborativas!

No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

You have Successfully Subscribed!