Conecta con nosotros

Tres bulos del sector colaborativo para cerrar 2018

Opinión

Tres bulos del sector colaborativo para cerrar 2018

A pesar de que 2018 ha sido un poco más tranquilo en cuanto a bulos sobre la economía colaborativa en comparación a 2017, este año tampoco ha estado exento de noticias que se han lanzado sin más base que el deseo de buscar el click fácil. Veamos algunas de ellas y los que para mí han sido los tres grandes temas.

Efecto sobre los alquileres de las viviendas de uso turístico

Este 2018 ha sido el año de la consolidación de la subida de los alquileres. Con esta consolidación llegó la demonización definitiva de las viviendas de uso turístico como gran responsable de la “burbuja” generada en algunas ciudades. O al menos así fue durante los tres primeros trimestres.

vut

Tras haber puesto en marcha sendas moratorias en Barcelona y Palma de Mallorca, con la posterior eliminación de miles de viviendas de uso turístico en la primera y la prohibición de este tipo de viviendas en plurifamiliares en la segunda, hemos notado cómo el precio del alquiler continúa disparado en ambas ciudades.

Tal ha sido la falta de efecto de estas medidas -de efecto positivo, ya que negativos ha habido varios, entre ellos el descenso del comercio en Palma-, que el Ayuntamiento de Barcelona y otros expertos en subidas del alquiler han cambiado de discurso como quien cambia de camisa y ahora culpan de la subida de los alquileres en exclusiva a las socimis.

Como ya veníamos diciendo en este medio y otras publicaciones desde finales del año pasado, esta subida se ha producido por diversos motivos, entre ellos tanto las viviendas de uso turístico como las socimis. Enfocar el problema atacando y culpando a un factor cada vez, además de ineficaz, es bastante irresponsable.

El crecimiento de la economía, el estancamiento de la oferta durante la crisis, el aumento de la demanda en algunas ciudades, la mejora de algunos barrios (ver apartado Viviendas turísticas y gentrificación) y el encarecimiento de las hipotecas son algunos de estos factores que han provocado la subida de precios, habiéndose producido este incremento únicamente en algunas ciudades que han venido experimentando un crecimiento de la demanda sustancial, como son especialmente los casos de Madrid y Barcelona.

Por supuesto, también la turistificación de las ciudades impacta en este sentido, siendo este fenómeno producido por el turismo, no por una sola modalidad de alojamiento.

Blockchain transformará la economía colaborativa

En mayo de este año se publicaba en Hosteltur el artículo “Blockchain o la muerte de la “economía colaborativa” como la conocemos”. En el mismo se hacía mención a que blockchain transformará el sector colaborativo y suplirá a plataformas como Airbnb y Blablacar.

Curiosamente, en el artículo se menciona que Blablacar es de las formas más puras de economía colaborativa. Entendemos que esto es porque los usuarios simplemente cubren gastos y no hay beneficio, aunque la plataforma cobre una comisión por transacción, tal y como ocurre con Airbnb. Parece ser que el autor obvia que aunque la transacción de vivienda turística se llegase a producir a través de blockchain, el propietario de dicha vivienda seguirá cobrando un precio y obtendrá beneficio, y seguramente habrá algún tipo de comisión por transacción. Quién se quede esta comisión aún es un misterio. En este sentido, dudo que el cambio sea tan revolucionario como algunos predican.

Por otra parte, en el mismo medio se publicaba un par de meses después el artículo “Por qué el blockchain no es la panacea en la distribución hotelera”, donde un consultor experto en el sector hotelero ponía de manifiesto, en primer lugar, los altos costes de transición para adaptar esta tecnología a la industria hotelera y, en segundo, los problemas técnicos actuales que presenta blockchain para poder convertirse en un sistema eficaz.

Estos problemas van desde la falta de la esencial inmediatez que representa blockchain gracias a su sistema de validación por parte de los mineros, hasta la dificultad para encontrar un modelo de negocio sostenible y la falta de orientación de blockchain hacia el contenido, factor indispensable en la industria hotelera. En este sentido, no hace falta ser un experto en turismo para entender que estas mismas dificultades pueden afectar a cualquier otro tipo de distribución de productos turísticos.

En resumen, parece ser que según el sector que se toque blockchain lo cambiará todo o no.

Ya comentábamos en este mismo medio que aún estamos lejos de un impacto real en cualquier industria, no solo en la economía colaborativa. Cuando este se produzca, serán las mismas plataformas las encargadas de liderar el cambio, tal y como ha hecho Tutellus. Y la que no lo haga se quedará atrás.

De momento tenemos este estudio que resume perfectamente la situación actual “Blockchain podría cambiar el futuro… pero no hay prueba de ello”.

La economía colaborativa iba a arreglarnos la vida y acabó amargándonosla

Por último, y para cerrar el año, cabe destacar el artículo “Cómo la economía colaborativa iba a arreglarnos la vida y cómo acabó amargándonosla” publicado en Yorokobu y que provocó la publicación del artículo “Crítica de la crítica, a vueltas con la economía colaborativa”, publicado como respuesta en este mismo medio.

Únicamente el título del artículo de Yorokobu ya da para crear un completo de análisis. Las fuentes donde se recogen esas promesas de arreglarnos la vida ni están ni se esperan. El asunto de amargarnos la vida también está basado en ningún dato recogido en ninguna fuente. Los ejemplos que se ponen como alternativas ni siquiera funcionan, y se critican plataformas que ni siquiera pertenecen al sector. Por supuesto, se hace mención a los alquileres y al efecto Airbnb. Obviamente, porque fue publicado en mayo y el Ayuntamiento de Barcelona aún no había cambiado el discurso sobre el culpable de la burbuja.

My two cents

Como comentaba al principio, este año ha sido un poco más calmado y las cosas se han ido poniendo en su sitio poco a poco. Los datos han ido superando a los discursos tendenciosos. Por desgracia, los efectos de las regulaciones -en español se traduce por prohibiciones- aún están presentes.

Este año que entra seguiremos oyendo cómo blockchain lo cambiará todo, por supuesto sin que nada cambie, y continuaremos leyendo críticas hacia el sector colaborativo basadas casi enteramente en el desconocimiento del mismo.

Desde este medio seguiremos poniendo de manifiesto la riqueza y el impacto positivo del sector, criticando lo que haya que criticar y buscando datos que apoyen tanto un argumento como otro.

Déjanos un comentario
continuar a leer
Avatar

Viviendo en el futuro del trabajo como consultor, blogger, autor, profesor y speaker especializado en el sector colaborativo. Fundador de startupscolaborativas.com y conector en OuiShare. Entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse. Sígueme en twitter @PakoBautista

Más en Opinión

Con el apoyo de

despacho ius-aequitas

Startups Colaborativas organiza el I Foro de Tendencias Turísticas

startups colaborativas

Subscribe

El libro “Startups Colaborativas y otras historias del sector” ya está a la venta. ¡Consigue tu ejemplar!

Ir arriba

¡Forma parte de Startups Colaborativas!

No te pierdas las actualizaciones y las novedades de este espacio para estar al día de lo que ocurre en la economía colaborativa



Responsable: Titular de este blog Finalidad: Envío de artículos publicados en este blog Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se comunican ni se ceden datos a ninguna persona o empresa. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en el siguiente enlace
De acuerdo con lo dispuesto en el RGPD

You have Successfully Subscribed!